Search

Calle Johann Gutenberg, 14, 41300 San José de la Rinconada, Sevilla

   apligam@apligam.com

    (+34)  954 795 623

BIENVENIDO A APLIGAM-CRILATO

Metacrilato: Creamos todo lo que puedas imaginar

El metacrilato es el mármol del siglo XXI. Es la nueva arcilla con la cual los artistas contemporáneos crean obras de belleza e ingenio. De existir hoy Miguel Ángel o Leonardo, los grandes genios del Renacimiento, de seguro emplearían el metacrilato para hacer realidad sus proyectos artísticos. Tan versátil y maleable es este derivado del plástico que permite crear con él todo lo que puedas imaginar.

 

Metacrilato: la piedra filosofal

Los avances de la química, sobre todo en el siglo XX, permitieron la obtención de un plástico mucho más fuerte a las manipulaciones, más transparente y más resistente a la intemperie y al rayado. Sus bondades han sido tan amplias que este nuevo plástico comenzó a usarse en la fabricación de partes automotrices, en la construcción, en la óptica, en la fabricación de prótesis óseas y dentales, y en la fabricación de innumerables objetos del interiorismo, la decoración, trofeos entre muchos otros. Así, el metacrilato se ha convertido en la piedra filosofal del ingenio humano que, gracias a su maleabilidad, podemos encontrarlo hoy en innumerables objetos que se encuentran a nuestro alrededor.

 

Metacrilato de colada y de extrusión

Existen dos tipos de metacrilato, diferenciados por su modo de producción: el de colada y el de extrusión. El metacrilato de colada, que se elabora con el vertido de jarabe de acrílico entre dos placas de vidrio para darle forma y luego se endurece por medio del calentamiento gradual. El metacrilato de extrusión, por su parte, es originado por la fundición de granza acrílica, presionando entre dos rodillos a medida que se va enfriando. Ambos tienen la misma calidad y dureza, y a simple vista son exactos. No pueden doblarse en frío, tienen un elevado nivel de transparencia y son resistentes a los rayos UV, a los impactos y a la intemperie. La diferencia más llamativa es que la placa de colada no mantiene el mismo grosor en toda su superficie. No está calibrada. Este aspecto puede ser importante si se va a grabar a láser. En cuanto al termoconformado (plegado con calor) el metacrilato de extrusión responde mejor a la técnica.

 

Colores y espesores

Las diferencias entre el metacrilato de colada y el de extrusión permiten ampliar las posibilidades para obtener productos de diversos espesores y colores. La colada facilita la obtención de colores y grosores específicos, según solicitudes de los clientes, quienes con solo llevar una muestra del color deseado los fabricantes pueden replicarlo para satisfacer las demandas. Lo mismo sucede con el grosor. La opción de colada permite obtener diversidad de tamaños y espesores y siempre el límite los pondrá la creatividad y la imaginación.

 

Para gustos creativos y exigentes

La belleza de un producto que puede moldearse en infinidad de formas, con colores y espesores sin límites, que parezca un lujoso trozo de vidrio sin la fragilidad ni el peso de éste, y que además pueda grabarse sobre su superficie sin que se estropee por el sol ni el agua, es una mágica opción que tenemos para dar rienda suelta a nuestra imaginación. Los trabajos en metacrilato son la mejor opción para los gustos más creativos y exigentes.

No Comments
Leave a Reply