Search

Calle Johann Gutenberg, 14, 41300 San José de la Rinconada, Sevilla

   apligam@apligam.com

    (+34)  954 795 623

BIENVENIDO A APLIGAM-CRILATO

El metacrilato y sus nuevos usos

Desde que en 1901 Otto Röhm sintetizara por primera vez el metacrilato, hasta el inicio de su producción comercial, en 1933, a través de la empresa Röhm & Hass, ubicada en Alemania, nunca imaginaron que este producto petroquímico alcanzaría la popularidad y el grado de aplicaciones que hoy posee. En su forma de monómero, el metilmetacrilato polimeriza para la producción de polimetilmetacrilato o PMMA, el cuál es la base de una industria prospera y versátil, también conocidos como elementos acrílicos, que se muestran en constante evolución y que te acompañaremos a descubrir.

 

Virtudes del metacrilato

Una de las mayores virtudes del mercado químico o petroquímico es la versatilidad que muestran sus productos al tener la posibilidad de expandirse hacia nuevas áreas, encontrando aplicaciones novedosas a las ya tradicionales. El metilmetacrilato se constituye en un elemento fundamental gracias a que representa la base de la creación de una amplia gama de polímeros, resinas y otros componentes que sustentan una gran diversidad industrias como la automotriz, de la construcción y arquitectura, publicidad y otros fines. Sus características lo hacen apropiado en la construcción de acuarios, piscinas y otros elementos decorativos y prácticos en el hogar como cerramientos, cubiertas, techos, etc.

Este material compite con otros componentes de la industria del plástico como el policarbonato o el poliestireno. El PMMA se caracteriza por su alto nivel de transparencia, muestra una alta resistencia al impacto y los elementos del medio ambiente, por lo que es ideal para aplicaciones que tienen que permanecer a la intemperie. Además, presenta estupendas propiedades para el aislamiento tanto acústico, como térmico, que aunado a su bajo peso lo convierte en un excelente material de construcción.

 

Novedades en el área de las resinas acrílicas

El monómero del metilmetacrilato o el polímero, en su forma de PMMA, se han venido empleando tradicionalmente en la producción de prótesis dentales removibles totales. En la actualidad se ha avanzado en la aplicación de nanotecnología para el desarrollo de biomateriales dentales controlando el proceso de polimerización de la resina acrílica para modificar las propiedades fisicoquímicas del polímero, controlando la rugosidad, porosidad y otros parámetros, evolucionando así en la fabricación de las prótesis totales.

 

En el área de las impresiones 3D un nuevo material, con base a una resina de metacrilato de uretano y empleando tecnología CLIP (Continuos Liquid Interface Production), permite la producción de piezas impresas que muestran un excelente acabado superficial, independientemente de la complejidad de su estructura y presenta una alta resistencia, disminuyendo los costos de producción de los prototipos en prueba. Este material ha venido reemplazando las resinas de poliéster tradicionales debido a sus propiedades mecánicas superiores, baja reactividad y mayor resistencia al fuego.

 

Desde el 19 de mayo del 2017 entró en vigencia el Reglamento (UE) 2017/752, el cual modifica el Reglamento (UE) 10/2011 sobre materiales y objetos plásticos destinados a entrar en contacto con alimentos. En sus bases se autorizan los copolimeros del metilmetacrilato y butadieno, en nanoforma para este uso. La aplicación de la nanotecnología minimiza el contenido de monómero residual, el cual es de naturaleza tóxica.

No Comments
Leave a Reply